Una historia llena de éxitos

El teatro construido por don Cándido Lara, de quien toma el nombre, se inauguró el 3 de septiembre de 1880. Desde entonces está abierto, salvo cortas etapas de cierres provisionales. Se inauguró reinando Alfonso XII, sin que existieran la luz eléctrica, el Metro o la Gran Vía. En él se estrenaron Los intereses creados (1907) y El amor brujo (1895). Tuvo compañía fija, de gran prestigio, hasta comenzada la década de 1960.

Fue construido en 1879 e inaugurado el 3 de septiembre de 1880 con la que sería su gran musa: Balbina Valverde.

Desde el punto de vista arquitectónico es uno de los teatros más bonitos de la Comunidad de Madrid. Sus pequeñas dimensiones, con una cabida actual de 460 espectadores, unida a una belleza singular, le hace ser conocido desde su estreno como la “Bombonera de Don Cándido”, nombre de su mecenas que fue carnicero de profesión en la plaza de Antón Martín y se hizo millonario por sus abastecimientos a los ejércitos reales contra los carlistas.

Emplazado en la calle Corredera Baja de San Pablo con trasera a la calles San Roque (muy cerca de la Gran Via) a la sala se accede desde un amplio salón de entrada adornado con columnas de fundición, que se convierte en el foyer del Teatro Lara. La única fachada a la calle de la Corredera se inspira en el gusto francés imperante en la época, con un sistema de cuatro arcos, con faroles traídos de París y con huecos para fijar los carteles teatrales. Aún conserva el palco real que utilizó Alfonso XII y XIII, asiduos al teatro por su nunca ocultada afición al “mundillo”.

El Lara se convirtió en el teatro burgués por excelencia, el género chico, el juguete cómico… Siempre tuvo un sello elitista, de prestigio, de grandes estrenos, de actores y actrices de calidad, de público selecto. Así el sueño del carnicero Don Cándido se realizó: por allí pasaron directores como Antonio Riquelme, actrices como Lola Membrives, Balbina Valverde, Rosario Pino, Leocadia Alba, Catalina Barcena, la gran Jerónima Llorente, actores como Ruiz de Arana, Ricardo Zamacois, Thulier, y dramaturgos de la talla de Echegaray, Benavente etc. En él se estrenaron importantes títulos de la historia del teatro español como Los intereses creados, El amor Brujo, o Canción de cuna.

A la muerte de Cándido Lara heredó su hija Milagros, y en su testamento dispuso la creación de la Fundación Lara para el sostenimiento de la escuela pública “Nuestra señora de La Paloma”. Para dotarla económicamente estableció que se derribara el teatro y sobre su solar se construyeran viviendas; con la renta que se obtuviera de ellas sufragarían los gastos de la escuela.

Yañez, por aquel entonces gerente del teatro, y el barrio entero lucharon por salvar el Lara.

El año 1912 fue clave para la historia del teatro de Lara, aunque no fuera directamente. El 28 de septiembre La Gaceta (BOE) publicó un Real Decreto que había sido aprobado en Consejo de Ministros. Llevaba las firmas del rey y del entonces ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Santiago Alba. Hacía referencia a la constitución de fundaciones benéficas. El extenso documento regulaba su funcionamiento, financiación y bienes patrimoniales.

El artículo 11 dice textualmente:

“Las fundaciones pueden constituirse con toda clase de bienes y derechos, y están capacitadas para adquirirlos y poseerlos, pero no podrán retener más inmuebles que los necesarios a los fines de la institución. Los demás deberán convertirles en inscripciones intransferibles de la Deuda del Estado a nombre de la fundación.”

A este Decreto monárquico tuvo que recurrir el ministro republicano Fernando de los Ríos para frenar, en 1931 y anular las disposiciones testamentarias de Milagros Lara, hija del fundador. Si no hubiera sido por la agudeza del ministro y por la presión popular, el teatro se hubiera derribado.

Gracias a esta intervención el Teatro Lara continuo funcionando normalmente hasta que en los años 80 la crisis económica de esos momentos y el declive momentáneo del teatro provocaron su cierre temporal.

En 1994 fue reinagurado por Luis Ramírez que terminó convulsionando el adormecido mundo teatral de la época importando con éxito a España el musical norteamericano. Desde entonces el Teatro Lara ha permanecido abierto demostrando el importante papel que representa en la vida cultural de la capital.

El Teatro Lara volvió a abrir sus puertas en el año 2007 con una programación comercial pero de calidad, capaz de volver a congregar un público fiel a este espacio.

Cuando Jacinto Benavente estrenó en el Lara Los Intereses Creados fue tal el éxito que le llevaron a su casa en hombros, como un torero y como si el Teatro Lara fuera una plaza, un foro, un lugar sagrado en el que se daban cita lo mejor y lo más interesante de la época. Desde entonces ha pasado el tiempo, y el Lara ha vivido épocas gloriosas y otras en las que el abandono y la desidia han estado a punto de derribarlo o de cerrar sus puertas para siempre.

Pero por una serie de carambolas, de casualidades- que algunos llaman milagro, otros magia, y otros simple coincidencia- el Teatro Lara se ha mantenido ahí, escondido, agazapado en la panza de un edificio del centro de Madrid, impasible ante el paso del tiempo, seguro de que al final siempre aparecería alguien, algún incauto enamorado del teatro, que lucharía por volver a ponerlo en pie, por darle lustre, por restituirle los ecos de antaño.

Empresarios o productores como Cándido Lara, Eduardo Yáñez o Luis Ramírez; actrices como Lola Membrives, Balvina Valverde, poetas, escritores, cantantes, dramaturgos y también mucha gente anónima pero principal en su historia: taquilleras, maquinistas, técnicos y por supuesto espectadores. Cientos, miles de espectadores a lo largo de casi dos siglos. Por ello, influidos por el influjo benéfico y maléfico de este espíritu burlón que es el Teatro Lara, comenzamos con un nuevo impulso ya en la temporada 2008 con un proyecto cuya intención era la de renovar uno de los espacios más emblemáticos de Madrid.

Así el Teatro Lara abrió sus puertas de nuevo, con una programación comercial, pero de calidad, capaz de volver a congregar un público fiel a es este espacio. Junto a la programación teatral el Teatro Lara también da cabida a la música, a la poesía, o a cualquier expresión artística, convirtiéndose en el espacio plural y libre que siempre ha sido.

Descubre todos los Espacios del Lara

El teatro cuenta con dos salas equipadas para la representación de espectáculos de todo tipo.

sala CÁNDIDO LARA

En la sala principal, que cuenta con más de 460 localidades, tienen lugar las mayores representaciones del teatro. Una sala donde también tiene cabida la música, la danza, y todo tipo de expresión artística.

En la sala principal, que cuenta con más de 460 localidades, tienen lugar las mayores representaciones del teatro. Una sala donde también tiene cabida la música, la danza, y todo tipo de expresión artística.

Rider técnico
mesas
  • 2 Meyer Sound UPA-1
  • 1 Mesa digital Behringer X32
  • 1 Caja digital escenario Behringer S32
  • 1 Mesa analógica Yamaha MG16XU (situada en el Anfiteatro, junto a la cabina de luces)
  • 1 Procesador BSS Soundweb 9088iis
cajas
  • 2 UPA-1P Meyer sound + cableado
  • 2 CQ1 Meyer sound + cableado
  • 20 Martin A40. Distribuidos 16 unidades en palcos y 4 de Front Fill
  • 6 Yamaha AX 12 M (300 wt) para monitores
  • 1 Intercom. 2 puestos fijos y 2 puestos inalámbricos.
micrófonos
  • 1 Senheisser e902
  • 2 Senheisser e904
  • 1 Senheisser e604
  • 5 SM 58
  • 5 Shure SM 57
  • 2 Shure beta 57
  • 4 Shure SM 81
  • 3 DI dobles Klark Technic
  • 2 DI 1 canal BSS
  • X Cableado de microfonía, cajetines de escenario y adaptadores varios, mínimos.
camerinos y sastreria
  • 11 camerinos
  • Plancha y tabla de planchar
  • Lavadora

sala LOLA MEMBRIVES

La sala pequeña del Lara tiene capacidad para unas 120 personas. Un espacio abierto y dinámico donde tienen cabida las representaciones menos convencionales y más innovadoras del teatro.

La sala pequeña del Lara tiene capacidad para unas 120 personas. Un espacio abierto y dinámico donde tienen cabida las representaciones menos convencionales y más innovadoras del teatro.

Rider técnico
ILUMINACIÓN
  • Mesa LT Piccolo 48 canales 12 submasters
  • 24 canales de dimmer Stairville D1210 (2 kw por canal)
  • 1 Splitter DMX Stairville 4 MK II
  • 4 PC DTS Scena 1000 w con viseras
  • 8 PC DTS Scena 500 w con viseras
  • 6 Fresnel Spazio Teatro 500 w con viseras
  • 2 Recorte ETC Junior 25/50º 575 w
  • 16 P.A.R. 56 300 w (4 color aluminio y 12 color negro). Lámparas nº5 y nº1
  • 4 varas fijas a una altura de 3 m
SONIDO
  • Mesa de sonido ALTO L-12 de 12 canales, 4 subgrupos y 4 auxiliares
  • P.A. 2 Cajas autoamplificadas JBL EON 15 G2 de 300 w

Conoce al Equipo

Antonio Fuentes

Antonio Fuentes

Empresario y Dirección general

Violeta Ferrer

Gerente de Sala y Producción

Antonio Rincón-Cano

Comunicación, ventas y eventos

Rita Jiménez

Redes sociales y comunicación

Técnicos
Director técnico
Pablo Seoane
Técnicos y maquinistas
Miguel Zabaleta
Roberto Martín
Mihai Hirjanu
Alejandro Guijarro
Taquilla
Lucía Soler
Sala
Jefa de sala
Noemí Arribas
Acomodadoras
Laura Ruíz
Miguel Ballesteros
Lucía Soler
Aya Mancebo
Limpieza
Dan Arsenescu
Contenido relacionado

Taquilla y Normas de uso

Planifica tu visita al teatro.